in

¿Qué hacer si mi gato ha sido picado por una abeja?

La picadura de una abeja puede causar muchas molestias, dependiendo de donde les haya picado, puede ser un simple inconveniente o una situación que ponga en peligro sus vidas.

Podemos sospechar que a nuestro gato le ha picado una abeja si detectamos el aguijón, que queda en la piel en el lugar de la picadura. Si el gato se ha tragado el insecto o este le ha picado en la región facial, algunos ejemplares susceptibles pueden presentar una inflamación local que en ocasiones se extiende a las vías respiratorias, comprometiendo sus vidas.

El veneno de las abejas recibe el nombre de apitoxina y es secretado en mayores cantidades por las hembras a partir de unas glándulas junto a la base del aguijón. Lo usan cuando se ven amenazadas. Una vez la abeja libera este veneno en su víctima, muere.

Lo primero es, quitar el aguijón del mismo modo como lo harías a una persona: tirando de la punta en vez de apretar. Si tu gato se comió la abeja y fue picado dentro de su boca o garganta, debes acudir inmediatamente al veterinario. La garganta hinchada puede ahogar al gato.

Síntomas de picadura de abeja en gatos 

Los siguientes signos clínicos pueden hacerte sospechar de una picadura:

  • Mucosas pálidas.
  • Lengua azulada.
  • Ritmo cardiaco reducido o acelerado.
  • Desfallecimiento.
  • Respiración acelerada o dificultad respiratoria.
  • Hinchazón de la cara o de la boca.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Anorexia.
  • Irritación, dolor e inflamación en la zona de la picadura.
  • Bloqueo de las vías respiratorias por reacción alérgica.
  • Fiebre.

¿Qué debo hacer si mi gato fue picado por una abeja? 

Estos son los pasos a seguir:

  1. Observar al gato para detectar signos clínicos como los que hemos mencionado.
  2. Buscar el aguijón para extraerlo, ya que este puede seguir eliminando veneno durante varios minutos después de la picadura. Este aguijón se visualiza como una pequeña astilla de color negro.
  3. La extracción se debe hacer de forma cuidadosa, no hay que extraerlo con pinzas ni con los dedos, pues lo que haríamos sería exprimir el veneno en la zona.
  4. Después se debe aplicar una compresa fría en la zona a fin de reducir la inflamación, y con ello la hinchazón, a intervalos de 5 minutos y otros 5 minutos de descanso durante al menos una hora tras la picadura.
  5. Para reducir el dolor y aliviar al gato se puede usar una mezcla de agua y bicarbonato, (tres partes de bicarbonato en una de agua). Permite neutralizar la naturaleza ácida del veneno de la abeja, pero siempre y cuando estemos seguros de que ha sido una abeja quien ha picado a nuestro gato.

Estos cuidados son solo para cuando el estado general de nuestro gato es bueno y únicamente tiene lesiones en la zona de la picadura. En los casos de picaduras en la cara o alrededor del cuello en los que se produzcan una gran hinchazón y se prevea o se observe que está avanzando hacia el aparato respiratorio a consecuencia de una reacción alérgica se debe acudir de inmediato al centro veterinario.

También te puede interesar:

Deja un comentario