in

¿Qué pasa si mi gato consume azúcar?

Si convives con un gato es importante que conozcas todos aquellos alimentos que son buenos para su organismo y evites darle productos que pueden ser tóxicos y que  no puede digerir correctamente

Muchas personas aman los dulces y a veces queremos compartir con nuestros amados mininos, sin pensar que esto podría comprometer su bienestar. Los gatos son completamente carnívoros por naturaleza y no consiguen azúcar ni dulces de ninguna fuente.

De acuerdo a los expertos no es una buena idea alimentar a los gatitos con azúcar ni ofrecerles caramelos, mucho menos que contenga chocolate.

El chocolate es una sustancia que resulta toxico para los mininos, (se conoce con el nombre de «teobromina»). El chocolate puede acelerar el ritmo cardíaco de tu gato, provocarle vómitos y diarreas, fallos en el organismo e, incluso, puede llegarle  a provocarle  la muerte.

Según International Cat Care, organismo que engloba una división de veterinarios gatunos y expertos en comportamiento felino acreditados, la dosis letal para un gato común, de unos cuatro kilos, sería 560 gramos (g) en caso de ingerir chocolate puro; aunque con 140 g ya habría síntomas de envenenamiento (vómitos, beber mucha agua, letargo), y tu minino necesitaría acudir urgente al veterinario.

Otra razón por la que los gatos no pueden comer dulces es porque el azúcar produce muchas flatulencias y cólicos en el animal, afectando su tránsito intestinal y generándole molestias.

Si tu gato consumiera azúcar en exceso puede provocarle obesidad, enfermedades cardiacas, diabetes, insuficiencia hepática, incluso la muerte.

En principio hay que dejar claro que los gatos de forma natural no tienen ningún tipo de predilección por los dulces, esto se debe a que en las papilas gustativas del felino el sabor dulce no es percibido, por lo que resulta una recompensa poco atractiva para el animal.

Del mismo modo están prohibidos algunos productos dulces que contienen leche pueden resultar muy indigestos para el animal.

Si desde pequeño acostumbras a tu gato a comer dulces acabarás por afectar la salud de tu minino.

Si tu gato consumiera azúcar por accidente, talvez no sea necesario que recurras al veterinario de urgencia. Pues la pueden digerir sin mayores problemas. Pero sigue siendo una comida chatarra y debes de cuidar que no suceda algo así de nuevo.

Si quieres compensar a tu gato con algo que piensas puede resultarle delicioso, entonces nada mejor que darle una croqueta como premio. Eso sí, recuerda que debes hacerlo como algo eventual pues este tipo de premios contienen muchas calorías, algo que puede conducirlo a la obesidad

También te puede interesar:

Deja un comentario