in

¿Realmente existen los gatos con síndrome de Down? Conoce la verdad

existen gatos con síndrome de Down

Los gatos que se dice que tienen síndrome Down, son gatos con un cromosoma de más, algo que en seres humanos causa este síndrome. Aunque en muchos casos se describe a estos animales como si tuvieran este trastorno técnicamente no es así.

Hace unos años los gatos con irregularidades físicas y de salud eran los que peor se adoptaban; ahora, son todo un reclamo en Instagram. Los animales con alteraciones cromosómicas pueden llegar a ser superestrellas en redes sociales.

En los humanos, esta afección genética nace de una trisomía producida en el cromosoma 21, tres en vez de las dos habituales.Los gatos por su parte tienen 38 cromosomas, agrupados en pares de 19, por lo tanto, al tener una distribución genética diferente no presentan el mismo tipo de alteraciones.

La única especie que podría desarrollar síndrome de Down (además de los humanos) son los primates. Aunque en muchos casos se describe a estos animales como si tuvieran este trastorno técnicamente no es así.

¿Existen los gatos con síndrome de Down ?

Esto se trata de una anomalía cromosómica que le hace tener un aspecto diferente y un carácter muy peculiar. La estructura de los cromosomas en los felinos es demasiado diferente como para presentar mutaciones condicionadas por el síndrome de Down.

Hay que reconocer que no es una de las enfermedades más comunes de los gatos, aunque es probable encontrar algunos casos aislados en cualquier rincón del planeta.“En la especie animal podrían existir trisomías en otros cromosomas, y la afectación provocaría problemas en la quijada, la cual se vería más corta, lo que deformaría la cara del animal, o generar paladar hendido o una cadera deforme e incluso no poder tener hijos,” detalla el especialista de la UNAM, Carlos Gustavo Vázquez.

gatos con síndrome de Down

Los gatos que se han hecho populares en redes por tener una apariencia que recuerda al síndrome de Down, llevan una vida muy similar al resto. Según Heather Rally, lo que cambia mayoritariamente es su aspecto físico: «Suelen tener una cabeza más pequeña que la media y los ojos bizcos y muy separados entre sí». Al margen de estas características físicas, habitualmente presentan un comportamiento más inmaduro que otros gatos adultos, pero nada más.

También te puede interesar:

One Comment

Leave a Reply

    Deja un comentario