in

Señales de que tu gato puede estar sintiendo dolor y aún no te das cuenta.

¿Cómo saber si mi gato tiene dolor?. Es una pregunta que muchos amantes de gatos se han hecho en algún momento de su vida. Y es que a veces dejamos pasar por alto ciertas actitudes de nuestros gatos que deberían llamarnos la atención; ya que podrían estar diciéndonos sin palabras que algo no va bien en ellos.

El comportamiento de un gato es indicador de cómo se siente, pero casi siempre los gatos tienden a ocultar o guardarse para sí mismos cuando sienten mal. ¿Por qué?. Pues para los gatos mostrar signos de enfermedad, dolor o algún tipo de debilidad en su entorno significa vulnerabilidad. Por ello a veces resulta difícil interpretar en qué estado se encuentra nuestro adorado felino.

¿Qué genera el dolor en los gatos?

El dolor generalmente proviene de algún tipo de enfermedad (infección de vías urinarias, absceso de la piel, etc.); alguna cirugía (castraciones, extracciones dentales); aunque en la mayoría de los casos se debe a una lesión como una caída, un golpe, o una herida por mordedura.

Postura de un gato que siente dolor:

  • Dolor en la cabeza o en las orejas, tu gato puede que incline la cabeza hacia el lado afectado.
  • Un dolor en tórax y abdomen, puede que tu gato permanezca agachado o encorvado.
  • Dolor abdominal o de espalda, tu gato podría permanecer de pie o quizá con un lado de la espalda arqueada y caminar con zancadas.

Ten en cuenta que una vez localizado el dolor de tu gato, debes llevarlo al veterinario para un tratamiento oportuno y así tu minino pueda mejorarse pronto.

También te puede interesar:

Datos interesantes de los gatos, que talvez no conocias.
Cosas que de seguro te han pasado, si es que tienes gatos.
A los gatos no le gustan los besos, por esta razón.

Por eso hoy en este artículo, TuGatoCurioso te presenta 11 señales que te ayudarán a reconocer si tu gato tiene dolor:

  • Su andar es anormal.
  • Tiene dificultar para saltar.
  • Gruñe o gime mucho.
  • Su apetito ha disminuido.
  • Evita zonas luminosas.
  • Renuente a moverse.
  • Se retira o se esconde.
  • Menos frotamiento hacia las personas.
  • Lamerse una región corporal en particular.
  • Ausencia de aseo personal.
  • No suele jugar como antes.

Deja un comentario

GIPHY App Key not set. Please check settings