in , ,

Señales que indican que tu gato está sintiendo dolor.

En este artículo de tu Gato Curioso, te queremos informar sobre las señales de dolor, que debes de conocer, para atender a tu gato.

El gato tiene un temperamento tranquilo y siempre tiende alejarse de lugares que le causan estrés, y cuando tienen dolor e incomodidad son difíciles de detectar. A esta dificultad se añade además la variabilidad de reaccionar al dolor según cada individuo y la influencia de factores como el entorno o la edad. Los gatos enfermos suelen modificar su comportamiento, duermen más, comen menos, y muestran inactividad o apatía.

 

 

Tú, como propietario, ya conoces la rutina que tiene tu gato, sus hábitos, sus reacciones, su comportamiento y sus reacciones, y debes estar atento a cualquier cambio de conducta, para poder ayudarlo a tiempo. Nuestro deber está en observar a tu felino

El dolor es un mecanismo de protección del organismo, le indica al sistema nervioso que algo no va bien en alguna parte del cuerpo. Debido a su propia naturaleza, los gatos no lo exteriorizan abiertamente, pero sí emiten “señales” que habría que saber detectar precozmente.

Estos son los síntomas que tu gato tiene dolor:

  • Su pelaje se encuentra opaco y sin brillo.
  • Pierde peso gradualmente.
  • Tiene inclinación de su cabeza, o a la sensación de que deambula como desorientado. Puede ser causa de una enfermedad neurológica o dolor de oído.
  • Tiene arcadas reiteradas: pueden ser debidas a obstrucciones en el estómago, esófago o intestino, e incluso a alguna enfermedad renal.
  • Aliento maloliente: normalmente, está vinculado a problemas de salud dental.
  • Bebe agua en exceso: el motivo de mayor preocupación podría ser la aparición de diabetes, aunque también puede ser que tu gato esté deshidratado o desnutrido.
  • Aspecto de las heces: sobre todo, si observas que éstas son más secas, contienen parásitos, o presentan un aspecto más líquido del habitual.
  •  Se rasca o lame más que de costumbre: en este caso, hay que descartar la presencia de parásitos, u otras patologías comunes asociadas a la piel y estacionalidad (dermatitis, alergias).
  •  Irritabilidad o agresividad: puede deberse a motivos tanto físicos (dolor, picor, malestar) como psicológicos, ocasionados por factores externos (estrés, ansiedad, inquietud).
  • Tiene cojera.
  • Presenta dificultad para saltar.
  • Camina anormal.
  • Tiene rechazo al movimiento.
  • Tiene palpitaciones.
  • Tiene mayor tendencia a ocultarse.
  • Desinterés en su propio aseo.
  • Desinterés en el juego
  • Pérdida de apetito.
  • Tiene la cabeza gacha.
  • Deja de frotarse con humanos.
  • Cambios en el estado de ánimo general.
  • Rechazo a las zonas brillantes o muy iluminadas.
  • Mantiene los ojos cerrados.
  • Tiene que hacer esfuerzos para orinar.
  • Le vibra la cola.
  • Vocalización más excesiva (maullidos más frecuentes).

Debes llevar a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Deja un comentario