in

Travieso gatito dañó los audífonos de su dueño y luego trajo una serpiente para reemplazarlos.

Los gatos pueden ser un poco extraños a veces, pero también son muy lindos y no podemos evitar amarlos. A menudo, su comportamiento peculiar nos desconcierta incluso cuando intentan mostrar su cariño de una manera especial. Hace poco, un encantador gato se hizo viral después de que se publicara sobre sus travesuras en Facebook.

Haryanto Pherwhirra Ramadhani, un joven de Indonesia, recientemente compartió un encuentro divertido con su gato en un grupo de Facebook llamado: «Kami Pecinta Kucing».

Según Haryanto, su joven gato estaba jugando con sus audífonos en la cama. Pero empezó a morderlos hasta que los cortó por la mitad.

Luego de lo que le ocurrió a los audífonos, Haryanto empezó a «regañar» al gato y finalmente el gato salió corriendo de la casa.

Para su sorpresa, una hora después el gato regresó a casa, pero no sin antes traer un regalo para Haryanto: una pequeña serpiente.

Haryanto compartió en Facebook:

«Hoy temprano, el gato estaba jugando con mis auriculares en mi cama, cuando accidentalmente lo cortó en dos. Regañé al gato y salió de la casa después de eso. Cuando llegó a casa una hora más tarde, me trajo un regalo».

El travieso gato trajo una serpiente pequeña y delgada y la dejó caer frente a Haryanto.

Algunos de los usuarios de Facebook elogiaron al gato, diciendo que era muy inteligente y quería compensar a su dueño. También se rieron de la expresión del gato, ya que parecía culpable y se disculpó, y le pidieron a Haryanto que perdonara al gatito.

Además, también dijeron que el gato podría haber devuelto la serpiente como si se tratara de un cable de reemplazo para los que rompió, ya que era largo y delgado, como un cable.

La publicación ya ha alcanzado más de 9,000 reacciones y se ha compartido más de 6.5 mil veces.

Haryanto compró nuevos audífonos luego de ese incidente, pero el gato travieso jugó con ellos y los dañó de nuevo. Sin embargo, Haryanto dijo que ya no se atrevía a regañar al gato, ¡no sea que le traiga de nuevo otra serpiente para disculparse!

Deja un comentario