Hemorroides en gatos: causas, síntomas, tratamiento y prevención.

¿Qué son las hemorroides en los gatos?

Las hemorroides o también llamadas almorranas consisten en la inflamación e hinchazón de los vasos sanguíneos de los tejidos que recubren el recto o alrededor del ano. Esta condición es muy común en los seres humanos pero también en animales como gatos, perros y caballos.

Esta condición médica es causada por una combinación de dieta, estilo de vida y predisposición genética. La condición es dolorosa y puede llegar a ser mortal si no se tratan o si se trata de forma inadecuada.

Se conoce que casi tres gatos de cada cuatro gato adultos tendrán hemorroides de vez en cuando. Las almorranas felinas se debe a varias causas, pero a menudo se desconoce. Por fortuna, hay opciones efectivas para tratar las hemorroides en gatos.

¿Cómo identificar las hemorroides en los gatos?

Tal como sucede con los seres humanos, los cambios en el comportamiento en los animales no se dan por el azar, al contrario, existe una razón fundamental de ser.

Si nuestro gato se presenta con «algo» rojo en trasero, estamos ante la situación del un ano inflamado. Esto es motivo de consulta veterinaria ya que puede estar en una situación de riesgo.

Al levantar la cola de nuestro gatito, lo que veremos será el ano de color rojo intenso y de un tamaño aumentado. En algunas situaciones, ser observará una «masa» de aspecto mucoso, como si pareciera una entraña; de ahí la confusión de muchas personas al pensar que se trata de una tripa de nuestro gato. Esta masa que sobresale del ano del gato puede medir  hasta varios centímetros, por lo que estaremos ante dos afecciones diferentes, en la primera se trata de una inflamación y enrojecimiento del tejido exterior, mientras que en la segunda, se trata de un prolapso de ano o del recto. Este último caso sería más grave.

¿Qué causa que los gatos obtengan almorranas?

La principal causa de hemorroides en gatos es hereditario, sin embargo el gato puede padecer este trastorno aunque sea alimentado con una dieta baja en fibra o si el gato no bebe lo suficiente. Estas dos situaciones son la causa del estreñimiento en el gato, lo que conlleva un fuerte esfuerzo durante la defecación y por tanto una presión de las heces en el intestino del gato. Esta fuerte presión conduce a la hinchazón de los vasos sanguíneos en el recto del gato provocando así el nacimiento de hemorroides.

¿Cuáles son los tipos de hemorroides en gatos?

1. Hemorroides externas

Consisten en una inflamación alrededor del ano del gato. Los síntomas son dolor o molestia, ardor y picazón o irritación en la zona anal. Generalmente, estas hemorroides aparecen como una protuberancia rojiza cerca del ano del gato. Al ser visibles, son más fáciles de diagnosticar.

2. Hemorroides internas

Las hemorroides internas en cambio, consisten en una inflamación dentro del recto del gato. Al estar adentro difícilmente se pueden diagnosticar.

Los esfuerzos o la irritación al evacuar los intestinos pueden causar sangrado indoloro durante la deposiciones.

¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides en gatos?

  • Hinchazón.- Piel hinchada alrededor del ano es un síntoma de las hemorroides externas felinas, mientras que la hinchazón dentro del ano de sí mismo es un síntoma de las hemorroides internas.
  • Sangre en las heces.-Sangre en las heces de su gato podría ser una indicación de un número de enfermedades felinas. Sin embargo, si observa en combinación con otros síntomas, podría significar que su gato tiene hemorroides.
  • Dificultad para defecar.- Debido a la incomodidad de las hemorroides, su gato puede llegar a ser reacio a tener un movimiento intestinal o se niegan a defecar en todos. Si su gato sufre de evacuaciones dolorosas, oyes silbidos, gemidos, gruñendo o lloriquear mientras su gato intenta defecar.
  • Sufren estreñimiento.- Y a menudo, no pueden evacuar las heces.
  • Dificultad para estar sentado.-Las hemorroides causan una sensación de quemazón constante, dolor de la zona anal. Esto hace que tu gato evite sentarse.
  • Cambios de comportamiento.- Su gato puede pasar más tiempo persiguiendo su cola. Esto es porque asume que algo nuevo debe estar causando la irritación que siente. Su gato también puede morder, lamer o rayar su área anal o extremo posterior más de lo habitual.

Un gato con hemorroides también puede desplazarse por el piso, especialmente la alfombra, en un intento de rascar las hemorroides que pican. No se pueden ver las hemorroides internas; Sin embargo, las hemorroides externas en las hembras son visibles, lo que hace que el trasero aparezca enrojecido e inflamado.

¿Cuál es el tratamiento de las hemorroides en los gatos?

  • En las hemorroides internas, el veterinario podría recetar supositorios al gato que son útiles para disminuir la inflamación dentro del recto del gato. En casos graves, se recomienda la cirugía.
  • En las hemorroides externas, el especialista podrá prescribir cremas y ungüentos para aplicar en la zona afectada. Estas cremas son muy útiles para reducir la inflamación y aliviar el picor y el dolor en el felino.

¿Cómo prevenir las hemorroides en los felinos?

Para prevenir la hemorroides es importante que haya fibra en la dieta del gato y que el gato siempre tenga disponible agua fresca y limpia. Además, incluso un estilo de vida sedentario puede provocar la presencia de hemorroides en el gato, por ello es importante que el gato realice suficiente actividad física.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *