in

LA REENCARNACIÓN: Estas señales comprueban que tu alma ha reencarnado en …

Señales de que tu alma ha reencarnado

¿Cuando el alma reencarna? Hay quienes dicen que es algo tan evidente que se puede comprobar con esa sensación que tenemos algunas veces de haber llegado a un sitio en donde nunca estuvimos y tener la impresión de que ya lo conocíamos, que ya habíamos estado ahí. O por ejemplo el hecho de que Mozart a los 4 años pudiera componer una sinfonía, podía demostrar que tenía una vida anterior con una formación previa.

Señales de que tu alma ha reencarnado

Aquí te dejamos una lista con señales que te ayudarán a descubrir si tú o algún conocido tuyo han pasado por el proceso de reencarnación y saber cuando el alma reencarna.

1. Dèjávu

El dejá vú es una señal de que tu alma reencarna

Todos han tenido esa extraña sensación de haber experimentado con anterioridad algún momento de la vida. A menudo un dèjá vu es provocado por los olores, sonidos, imágenes y sabores. Hay quienes sostienen que este acto es causa de una disonancia neurológica, otros afirman que refleja las posibilidades de otras dimensiones. Otro más, creen que revela un poco más de las vidas pasadas.

2. Recuerdos espontáneos

Hay muchos casos registrados de niños pequeños que tienen registrado en su memoria objetos o personas que llegaron a su mente de manera espontánea y que tiempo después, han sido comprobados como certeros o reales. Estos recuerdos podrían ser resultado de fantasías, malentendidos o incongruencias del pensamiento, pero al momento de saber que aquello sí existe de verdad, sólo afirma la conexión de vidas pasadas.

3. Sueños recurrentes

señales comprueban que tu alma ha reencarnado

Los sueños son reflejo de la mente inconsciente, y aunque a veces soñar la misma escena puede ser síntoma de un trauma, también pueden resultar imágenes de tus vidas pasadas. Muchas personas afirman haber experimentado ciertos acontecimientos, visto personas en particular o tener consciencia de ciertos lugares que en su vida real no existen, pero de alguna manera se sienten identificados con ellos.

4. Tener una fuerte intuición

La intuición es la capacidad de equilibrar la mente consciente e inconsciente para obtener una sabiduría que ayude en una situación específica, pero hay veces en las que esta fuerza sobrepasa lo natural y parece ser un acto de vidente. En el budismo existe un espacio llamado Nirvana, donde toda la energía fluye y el conocimiento se comparte. Tal vez de ahí surgen aquellos misteriosos saberes.

5. Eres empático con otros seres

Siguiendo la línea budista, existe el principio de las 7 vidas, en el cual un humano tiene el derecho a reencarnar siete veces para obrar de la manera correcta. En estas vidas no siempre estás obligado a ser un humano, porque en repetidas ocasiones tu alma es depositada en la de un animal para aprender los principios básicos de la vida. Los seres muy empáticos pueden ser muestra de que han vivido en muchos cuerpos y por eso los respetan y los valoran.

6. Precognición

También llamada como «visión del futuro» o «segunda vista«, la precognición es la capacidad de tener información de eventos futuros que por supuesto, desconocerías sin esta habilidad. Este acto no sólo engloba visiones, porque también puedes experimentar sensaciones físicas y emociones, así como en los sueños. Se podría pensar que este fenómeno rompe con las leyes físicas y demuestra cómo el espíritu viaja a través de diferentes dimensiones.

7. Miedos inexplicables y fobias insuperables

Miedo inexplicables y fobias insuperables puede que que diga que tu alma reencarna

Muchos de los problemas que la gente sufre dicen que son residuos de alguna experiencia que no terminó de superarse y ahora se presentan a manera de enfermedad. Siguiendo esta lógica, también podría pasar que alguien sufra alguna fobia irremediable porque en vidas pasadas murieron o se enfrentaron a un acto muy duro que no pudieron superar. Los ejemplos pueden incluir el miedo a ahogarse o a visitar lugares específicos.

La reencarnación en gatos

¿Qué pasa con nuestras mascotas después de la muerte?  Es una de las preguntas que comúnmente se preguntan las personas cuando su gato o perro muere. Probablemente, una de las formas más incomprensibles de sufrimiento se da ante la muerte de su querida mascota, que incluye, obviamente la muerte de la mascota.

Es muy triste, en los casos que no es común que tengan proceso de duelo sobre las pérdidas, ni tampoco se le da espacio para que la persona pueda procesar el dolor y sanar. Suele ser perjudicial para aquellos que encuentran en sus mascotas una fuente de amor verdadero.

Se ha discutido mucho si es que los gatos y perros tienen espíritu. Lo que sí queda claro es que nuestras mascotas comparten aspectos en común con nosotros. Ya sea las emociones, como la felicidad, la tristeza o dolor. Igualmente, están condicionados por sus instintos y su carácter personal que los hace únicos y se va nutriendo  a partir de su experiencia.

Es debido a estas condiciones que se habla de un espíritu animal, la misma que proviene del término «ánima» que significa animado o vivo.

Es común escuchar relatos de personas que han visto a sus gatos o perros después de fallecido, o sentir su presencia en lugares que fueron significativos durante su experiencia de vida. Por consecuencia, esto ha popularizado la creencia de los gatos o perros trascienden, ya sea en espíritu o esencia. 

¿Los gatos y los perros pueden reencarnar?

La muerte en las mascotas es un proceso natural, y algunos han desarrollado entendimiento sobre la misma, viviendo procesos de duelo cuando una mascota querida fallece. Sin embargo, los animales al no haber desarrollado una conciencia propia sobre la muerte (como que le dan los humanos), estos no sienten alguna clase de sufrimiento emocional sobre el fin de su vida, resistencia a morir o miedo a conceptos como el paraíso o infierno.

A pesar que existen situaciones de apego hacia su familia, los gatos y los perros, dentro de la propia inconsciencia sobre la muerte, no padecen de alguna clase de apegos, por lo tanto viven en el presente, lo que hace el tránsito entre la vida y la muerte mucho más sencillo para ellos.

Teorías de la reencarnación en gatos y perros.

  • Algunas religiones contemplan la posibilidad de que los gatos y perros reencarnan en otros en la medida que estos van adquiriendo experiencias durante su vida y van creciendo espiritualmente.
  • Los perros y gatos pasan por un proceso de integración de las experiencias que tuvieron en su vida, antes de reencarnar nuevamente en otro animal que sea de su misma especie o diferente especies, incluso.
  • Se cree que algunos animales soportan duras enfermedades durante largos periodos de tiempo y se encuentran a la espera de que su humano madure emocionalmente y se encuentre listo para «dejarlo ir«.
  • El cuerpo físico de los perros y gatos se transforma en un cuerpo energético, que es liberado en el momento en que muere.
  • Las mascotas retornan a las energía divinas de la naturaleza, donde vuelven a ser nuevamente uno con la entidad generadora de la vida.
  • De acuerdo a las más recientes creencias judeocristianas, las mascotas que nos acompañaron en vida se encuentran a la espera de nosotros en el paraíso.

La leyenda budista sobre los gatos.

En el budismo, los gatos representa la espiritualidad que transmiten calma y armonía. Por tal razón se suele decir que quien no se relaciona bien con su inconsciente nunca llega a conectar completamente con un gato.

En Tailandia existe una leyenda que ha trascendido en el tipos hasta convertir a los gatos en seres de paz y de íntima unión. Por tal razón, es muy normal ver a los gatos dormitando en los santuarios budistas.

A menudo, se dice que tener un perro  es disfrutar de un compañero, el más fiel que pueda existir. Algo que no podemos discutir, pero, quien conoce el carácter de un gato siente que la conexión es más íntima y profunda.

En el libro de los poemas del gato o Tamra Maew que se encuentra en la Biblioteca Nacional de Bangkok como un tesoro, puede leerse una encantadora historia que decía que cuando una persona había alcanzado los niveles más altos de espiritualidad y fallecía, su alma se unía plácidamente al cuerpo de un gato.

Los tailandeses de aquella época tenían esta creencia y la practicaban de un forma peculiar; cuando un familiar fallecía, se le enterraba en una cripta junto a un gato vivo. La cripta tenía un agujero por el gato podría salir, y cuando lo hiciera, daban por sentado que el alma del ser amado ya estaba en el interior de aquel noble gato. De esto modo se lograba alcanzar la libertad y el sendero de calama y espiritualidad capaz de preparar a esa alma, para el camino posterior hacia la ascensión.

También te puede interesar:

Deja un comentario